"Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos"

. martes, 5 de marzo de 2013
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks


En el día de hoy, hemos conocido la trágica noticia del fallecimiento de Hugo Rafael Chávez Frías, Presidente de la Venezuela Bolivariana, referente de toda la América Latina insurrecta y rebelde, así como de todas/os los revolucionarios del mundo entero.
Nacido en una familia humilde, Hugo Chávez, saltó a la palestra internacional tras la intentona revolucionaria de 1992, en la que un grupo de jóvenes oficiales, guiados por las ideas de Bolívar y dirigidos por Chávez, trataron de derribar al entonces presidente Carlos Andrés Pérez, responsable de centenares de muertes tras el estallido popular conocido como el “Caracazo”. Dicha protesta se debió a la aplicación de un salvaje paquete de medidas neoliberales, preludio de las que se aplican hoy en Europa, y que generaron alzas de precios, despidos, hambre y miseria.
Si bien no se lograron los objetivos militares, si se dejó sembrada la semilla de descontento social hacia el bipartidismo y –en un momento histórico de extrema dificultad tras la victoria de la contrarrevolución en la URSS, donde preponderaban las tesis del fin de la historia- dejó sembrada la esperanza de un cambio político y social en favor de las grandes mayorías, asignatura pendiente de la revolución de independencia.
Años después, tras su paso temporal por la cárcel, comenzó su carrera política, donde, inspirado por Fidel Castro, dió cuerpo y contenido político a la propuesta bolivariana, incrementando fulgurantemente su popularidad, hasta la victoria electoral de la alianza patriótica en 1998.
Tras esta victoria, se inicia la Revolución Bolivariana, siendo su primer y principal paso, la elaboración de la Constitución Bolivariana de 1999, instrumento legal a través del cual se ponen las bases para una mayor redistribución, democratización y garantías sociales al conjunto de la población venezolana.
Sin embargo, los avances en materia social conseguidos por el gobierno bolivariano se hicieron inaceptables para la clase dirigente venezolana, la cual apoyada por la mayoría de medios de comunicación nacionales e internacionales y dirigida por el imperialismo, principalmente norteamericano, trato de derribar al gobierno a través de diversas formas, siendo el culmen el intento de golpe de estado de 2002, golpe que fue abortado en las calles por los y las trabajadores/as venezolanos en menos de 48 horas, sentando un precedente histórico, además de enviar el mensaje claro de un pueblo que no iba a aceptar una vuelta al pasado de opresión política, económica y social, ratificando al mismo tiempo la voluntad de continuar y profundizar un proceso revolucionario que ponga rumbo al socialismo.
Tras la victoria sobre el golpe, y los sucesivos triunfos contra la desinformación, el paro petrolero, las “guarimbas”, el acaparamiento, etc, se va acentuando la conciencia política de las masas venezolanas, el carácter revolucionario del gobierno y el sentimiento internacional de solidaridad para con la revolución bolivariana, hecho en el cual, tuvo un papel fundamental el 16º Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes.
Así, durante este tiempo, se van desarrollando las misiones bolivarianas, los consejos comunales, la alfabetización, la subida de salarios, el empoderamiento constante de las y los trabajadores, la nacionalización de empresas, la recuperación de recursos naturales, la constante organización popular, la universalización y la gratuidad de la educación, el incremento del papel de la mujer, el otorgamiento de derechos a las minorías étnicas, el reconocimiento de la diversidad sexual, el apoyo incondicional a los pueblos explotados del mundo, como los pueblos saharaui y palestino, y ante todo, el fomento de la solidaridad internacionalista entre los pueblos de América Latina y el Caribe, consagrado en la Alternativa Bolivariana para las Américas.
La revolución bolivariana, comandada por Hugo Chávez, ha sido la punta de vanguardia continental, imprescindible para que otros pueblos pusieran fin a la larga noche del capitalismo. Sin el papel jugado por Venezuela, no hubiera habido o hubiera sido más difícil el desarrollo de otros procesos como los que hoy se desarrollan en Ecuador y Bolivia así como Cuba, no hubiera sido posible el impulso del proceso de Paz en Colombia.
A pesar de las dificultades y las contradicciones, la dirección de Hugo Chavez, ha sido exponente de muchas de las cosas que las/os comunistas defendemos, siempre desde la perspectiva de la necesidad de la profundización de las transformación radical de la economía y la sociedad, convirtiéndose en un referente histórico universal para todos aquellos que aspiramos a una nueva sociedad, cuya obra no será olvidada jamás.
Por todo esto:
Desde la Unión de Juventudes Comunistas de España, en nombre de todas/os sus militantes, trasladamos nuestro más profundo pésame a la familia de Hugo Chávez, al pueblo venezolano, al Gobierno Bolivariano, y a su delegación diplomática acreditada ante el estado español.
Confiamos en que el pueblo venezolano, sabrá mantener la unidad indispensable para resistir los envites del imperialismo y la oligarquía venezolana, y para mantenerse en la línea de transformaciones revolucionarias.
No descartamos ninguna maniobra insensata por parte del imperialismo y de la oligarquía venezolana. Llamamos a toda nuestra militancia y a toda la solidaridad internacionalista del estado español y el mundo entero a mantenerse en guardia ante cualquier provocación, y a reaccionar de urgencia para defender a la Venezuela bolivariana.
 
“Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos”
Comandante Hugo Chavez Frias
¡Presente!

0 comentarios:

ir arriba