Analisis del modelo educativo español.

. lunes, 27 de agosto de 2012
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks


Apenas unas semanas nos separan del inicio del nuevo curso académico, el cual seguramente, presente un punto de inflexión de lo que hemos conocido los estudiantes anteriormente. Clases masificadas, menor capacidad del profesorado para atender al alumno, mayor coste económico de la educación pública etc.

Sin embargo, las reformas educativas en nuestro país no son nada nuevo, si bien, la que se presenta este curso tenga mayor notoriedad por la pérdida de calidad de la educación pública, la educación siempre ha sido un lugar donde los diferentes partidos políticos que se han alternado en el poder han usado generalmente para intereses partidistas.

El modelo educativo que España ha ido formando desde hace una década, tiende a la competitividad entre el alumnado, a la mercantilización de la educación, al estudio prácticamente teórico, sin crear una formación crítica en el estudiantes. La educación se ha ido moldeando año tras año a los intereses de los mercados, hasta conseguir que empresas privadas entren dentro de la educación pública e impartan cursos. El modelo educativo español tiene como fin que el estudiante encuentre un puesto de trabajo y no que tenga un punto de visto crítico o que sepa desenvolverse y entender el mundo que lo rodea.

Desde la UJCE, históricamente hemos criticado y nos hemos movilizado en contra de este modelo educativo que se ha ido formando desde la LOE, hasta la Estrategia Universitaria 2015, pasando por la LOU y el plan Bolonia.

Decía Marx, que cada fase histórica viene determinada por su modo de producción, y a raíz de este, se determina toda la estructura de la sociedad, desde el Estado hasta las relaciones sociales. El neoliberalismo, es el sistema económico predominante actualmente, y ha conseguido calarse hasta los huesos en nuestro sistema educativo y ha desarrollado dentro de él conceptos como competitividad, induciendo al estudiante a que estudie y mejore en su carrera educativa no por el simple hecho de conocer y aprender, si no por ser mejor que el resto, por obtener una mayor nota que le deje elegir una carrera universitaria o otra, o para conseguir un puesto de trabajo.

Desde los dos últimos cursos, el gobierno ha apretado las tuercas cada vez más, la entrada de las empresas privadas en las universidades se ha acelerado, la destrucción de la educación pública en favor de la privada y la concertada (ayudando de paso a los colegios católicos) es alarmante. Además, se pretende premiar a los colegios que dividan las aulas por sexos y que se instauren tres reválidas, creando así valores sexistas y competitivos.

Debemos saber, que la educación que nos encontremos el curso que viene y el próximo, no es debido únicamente a las reformas de los dos últimos años, si no que es consecuencia del camino que los diferentes gobiernos han adoptado anteriormente, siendo acentuado ahora por la crisis económica, que ha servido de escusa para mercantilizar y desmantelar el sistema educativo público.

0 comentarios:

ir arriba